climatización

Sistemas de Climatización: Un Enfoque Integral para el Confort Ambiental

Los sistemas de climatización juegan un papel fundamental en la creación de entornos interiores óptimos, ya sea en hogares, oficinas, centros comerciales o cualquier otro tipo de edificio.

¿Qué son los sistemas de climatización?

Los sistemas de climatización son dispositivos o conjuntos de dispositivos diseñados para regular las condiciones ambientales en un espacio cerrado. Estos sistemas pueden incluir equipos de calefacción, ventilación, aire acondicionado y control de la humedad.

Su objetivo principal es mantener unas condiciones de temperatura, humedad y calidad del aire adecuadas para el confort y el bienestar de las personas que ocupan el espacio.

Componentes de los sistemas de climatización

Los sistemas de climatización constan de varios componentes interconectados que trabajan en conjunto para mantener las condiciones ambientales deseadas. Algunos de los componentes más comunes incluyen:

  • Unidades de calefacción: Pueden ser radiadores, calderas, estufas u otros dispositivos que generan calor para elevar la temperatura ambiente en climas fríos.

  • Unidades de refrigeración: Tales como aires acondicionados, que absorben el calor del ambiente para reducir la temperatura interior en climas cálidos.

  • Sistemas de ventilación: Encargados de renovar el aire interior, eliminando contaminantes y regulando la concentración de oxígeno y dióxido de carbono.

  • Controladores de temperatura y humedad: Dispositivos que regulan automáticamente los niveles de temperatura y humedad según los parámetros preestablecidos.

  • Filtros de aire: Elementos que retienen partículas contaminantes, polvo, polen y otros alérgenos, mejorando así la calidad del aire interior.

Tecnologías emergentes en climatización

La industria de la climatización está en constante evolución, con la aparición de tecnologías cada vez más eficientes y sostenibles. Algunas de las tendencias emergentes en este campo incluyen:

  • Climatización inteligente: Sistemas que utilizan sensores y algoritmos avanzados para ajustar automáticamente las condiciones ambientales según las preferencias del usuario y las condiciones externas.

  • Eficiencia energética: Desarrollo de equipos y sistemas que consumen menos energía, reduciendo así el impacto ambiental y los costos operativos.

  • Integración de energías renovables: Uso de fuentes de energía limpia, como la solar o la geotérmica, para alimentar sistemas de climatización, disminuyendo la dependencia de combustibles fósiles.

  • Tecnologías de purificación de aire: Implementación de sistemas de filtrado avanzados y purificadores de aire para eliminar contaminantes y mejorar la calidad del aire interior.

Consideraciones sobre diseño y mantenimiento

Para garantizar el óptimo funcionamiento de un sistema de climatización, es fundamental realizar un diseño adecuado, teniendo en cuenta las características del espacio a climatizar, así como la eficiencia energética y la sostenibilidad. Además, el mantenimiento regular de los equipos es esencial para asegurar su durabilidad y eficacia a lo largo del tiempo.

En conclusión, los sistemas de climatización desempeñan un papel crucial en la creación de entornos interiores confortables y saludables. Con la incorporación de tecnologías avanzadas y prácticas sostenibles, podemos mejorar significativamente la calidad de vida de las personas, mientras reducimos el impacto ambiental de nuestras actividades.

climatizacion-industrial

Cómo encontrar el sistema de climatización más sostenible

Calentar o enfriar una estancia y lograr agua caliente puede hacerse hoy con diferentes tecnologías, aunque la aerotermia -captación de la energía contenida en el ambiente- es de las más eficientes. Los sistemas de climatización son una pieza esencial para el ahorro en el gasto energético, la reducción de CO2 y la sostenibilidad planetaria.

La clasificación de los sistemas de climatización de los que disponemos en el mercado va más allá de lo que muchos ciudadanos piensan. La industria ha avanzado a grandes pasos en este sentido y hoy podemos hablar de los sistemas aire/aire (instalaciones todo aire conocidas como ‘split’), los sistemas aire/agua (representados principalmente por la aerotermia), los sistemas agua/agua (instalaciones todo agua representadas por la geotermia) y los sistemas agua/aire.

Cualquier sistema de climatización suministra bien aire acondicionado bien tanto aire acondicionado como calefacción, ya que regula las condiciones ambientales en la estancia que queramos, controlando la calidad, temperatura y humedad del aire.

Estos sistemas permiten dar a un espacio cerrado las condiciones de temperatura, humedad y calidad del aire requeridas para garantizar el bienestar y confort de las personas que lo habitan.

Por sistemas de climatización, por tanto, entendemos tanto los que permiten refrigerar estancias en verano (sistemas de aire acondicionado), como los que permiten calentar habitaciones en invierno (sistemas de calefacción).

Eficiencia energética

Los sistemas de calefacción, ventilación, aire acondicionado y refrigeración (HVACR) no solo deben funcionar correctamente proporcionando la temperatura ideal de aire, sino que deben usar la energía eficientemente para ayudar a reducir las emisiones de CO2.

Existen formas diferentes de optimizar los sistemas de climatización y para eso es necesario formularse algunas preguntas: ¿Cómo mejorar la eficiencia energética con la tecnología adecuada de motor y convertidor? ¿Cómo reducir el ruido eléctrico en los edificios? ¿Cómo reducir el coste total de explotación?

Volviendo a los diferentes sistemas de aire acondicionado, los aire/aire conocido como ‘split’ son tal vez los más comunes y los más habituales en las viviendas o comercios. Es lo que conocemos comúnmente como aparatos de aire acondicionado. Estas máquinas se pueden ver conectadas a difusores de aire y conductos y disponen de una unidad exterior unida normalmente por tuberías de cobre aisladas con los desagües pertinentes.

Estos circuitos solo producen el calor y el frío de los espacios, no el agua caliente para uso personal o para realizar las tareas domésticas. En el sistema agua/agua se utiliza agua o fluido calentado o enfriado para la captación o cesión del calor, ya sea con combustión en calderas o con calor del exterior para pasarlo el agua para la climatización.

Estas instalaciones necesitan circuitos parecidos a las torres de enfriamiento, agua de pozo, geotérmicas y de otras técnicas parecidas para conseguir la condensación del ciclo de compresión. El sistema utiliza la propia agua como portador del calor o frío y una unidad terminal que aprovecha esa temperatura para acondicionar un habitáculo o área.

Las instalaciones agua/aire aportan calor por transmisión y radiación y entre ellas tenemos los conocidos suelos y techos radiantes, convectores y radiadores.

La bomba de calor aire/agua escala puestos

Por último, la aerotermia es la tecnología que permite extraer la energía contenida en el ambiente para calentar el agua.

Dado que la aerotermia consume menos energía de la que transporta, es un sistema muy eficiente y sostenible para su uso en instalaciones de calefacción, refrigeración y agua caliente sanitaria.

La climatización sostenible implica acciones capaces de controlar la calidad del aire interior para que permanezca dentro de unos valores de confort razonables, ya sea temperatura, humedad o calidad del aire utilizando los parámetros de eficiencia energética imprescindibles para un uso responsable de la energía y, por lo tanto, un ahorro.

Aerotermia

¿Cómo funciona la Aerotermia?

La aerotermia permite tener calefacción, refrigeración y agua caliente en hogares o empresas reduciendo notablemente las facturas de la luz y gas.

¿Qué es la aerotermia?

La aerotermia es un sistema de climatización que permite, mediante el intercambio de calor, obtener energía del aire para convertirla en calefacción, refrigeración o agua caliente mediante un solo equipo. Este sistema de climatización, es el más eficiente del mercado ya que permite extraer hasta el 75% de la energía del aire.

La aerotermia engloba todos los sistemas que permiten extraer energía del aire. El más utilizado, consta de una bomba de calor aire-agua que nos permite calentar o enfriar el agua de nuestra vivienda. El único consumo eléctrico requerido es para hacer funcionar el motor del compresor, el cual por cada kWh que utiliza, es capaz de generar entre 3 y 4 kWh de energía calorífica.

La aerotermia se ha convertido en la energía del futuro para sustituir al gas natural así como a todos los sistemas de calefacción por combustión. Calificado como energía renovable, es el sistema que mayor confort ofrece al usuario, además, permite ahorrar hasta un 25% en tu factura de gas natural o hasta un 50% en el caso del Gasoil.

¿Cuánto se ahorra con la aerotermia?

Los sistemas de climatización por aerotermia te permitirán ahorrar hasta un 70% de tu recibo de la luz y gas. Sin embargo, el ahorro dependerá principalmente del tipo de combustible que utilizases anteriormente para la calefacción.

Este ahorro puede ser aún mayor si se utiliza aerotermia con placas solares, haciendo que el consumo eléctrico se reduzca mucho.

Cuando se comparan sistemas tradicionales con la aerotermia se puede ver el gran ahorro que esta supone, pero es incluso mayor cuando se trata de calefacción eléctrica, ya que el precio de esta energía es muy elevado. En este caso, la factura de la luz con aerotermia se vería reducida hasta en un 77%.

¿Cómo funciona la aerotermia?

La aerotermia utiliza una bomba de calor que calienta el agua gracias al intercambio de calor con el exterior. Esto permite generar calefacción en invierno, refrigeración en verano y agua caliente sanitaria (ACS) durante todo el año.

Dentro de la bomba de aerotermia discurre un refrigerante a través de un circuito compuesto por: evaporador, compresor, condensador y válvula de expansión. En la bomba, el aire exterior calienta el refrigerante y, a través de su paso por dichos componentes, consigue multiplicar su calor para cederlo al agua que se utiliza en calefacción y agua caliente sanitaria.

Pasos del funcionamiento de la aerotermia:

  • Recogida de la energía del aire: la bomba de calor dispone de una unidad ubicada en el exterior de la vivienda para recoger el aire que se transfiere al interior de la bomba.
  • Evaporador: dentro de la bomba de calor hay un circuito por el que circula el refrigerante a baja temperatura. En la primera parte del circuito se encuentra el evaporador, lugar donde el refrigerante absorbe el calor del aire en un intercambio de calor y se evapora.
  • Compresor: el refrigerante en estado gaseoso llega a un compresor que aumenta su presión y con ello su temperatura. Esto se debe a que cuando se aumenta la presión de un gas, sus partículas se mueven más rápido y colisionan más veces, lo que produce que se eleve la temperatura.
  • Condensador: el condensador actúa como un intercambiador de calor. El refrigerante entra a alta temperatura y cede el calor al agua que va a ser usado para agua caliente sanitaria y calefacción a través de suelo radiante, radiadores de baja temperatura, aire acondicionado Split o fan-coils.
  • Válvula de expansión: tras ceder el calor al agua, el refrigerante aún sigue estando a una temperatura demasiado elevada para volver al evaporador y captar el calor del aire del exterior. Es por ello que necesita pasar por la válvula de expansión, la cual disminuye su presión drásticamente y, con ello su temperatura, volviendo a estado líquido listo para reiniciar el proceso.

Instalación de aerotermia

Para disfrutar del sistema de aerotermia será necesario adquirir un equipo adecuado, contar con el espacio correspondiente para colocarlos y un técnico especializado que se encargue de instalarlo correctamente.

El sistema de instalación de la aerotermia viene con estructuras premontadas de fábrica. Aún así, requiere de un instalador con conocimientos específicos en esta tecnología.

En concreto, se trata de un sistema de tipo partido, donde el depósito inercia está separado de la bomba. También existen los sistemas compactos, cuya bomba incorpora el depósito.

  • Material del suelo radiante: tuberías, mallas, mortero, aislantes y tarima para suelo radiante.
  • Tuberías generales: conectan la bomba con el depósito de inercia y el depósito de ACS.
  • Control de la instalación: instalación de termostatos que accionen la calefacción o refrigeración según la temperatura deseada.
  • Generador de calor: bomba de calor que extrae la energía del aire convirtiéndola en calor o frío.
  • Depósito de agua caliente: tiene la misión de proporcionar agua caliente a todos los grifos y duchas de la estancia.
  • Depósito de inercia: mantiene el agua caliente para el sistema de calefacción.
  • Bomba de distribución de agua: es la encargada de llevar el agua caliente desde el depósito de inercia al suelo radiante.
  • Válvula mezcladora: sistema de conexión de agua fría desde el depósito de agua caliente hasta la red de tuberías para poder mezclar agua caliente y fría.
  • Instalación hidráulica: entramado de tuberías tanto de agua caliente como de calefacción.
  • Instalación eléctrica: conexión a la red de la bomba de calor y depósitos.
  • Instalación del suelo radiante: instalacion de plancha aislante, tubería y colectores, mortero de relleno y loseta.

Ventajas de la aerotermia

El sistema de aerotermia, pese a ser moderno y contar con numerosos avances tecnológicos, también cuenta con algunos inconvenientes que sus futuros usuarios deberán tener en cuenta antes de decantarse por esta opción:

Ventajas de la aerotermia

  • Es la calefacción más eficiente, ya que es la que menos consume. Trasladando esto a una factura, la calefacción por aerotermia sería un 25% más barata que la calefacción por gas.
  • No necesitas contrato de gas, GLP o gasóleo, ya que podrás calentar el agua y tener calefacción sin caldera de combustión.
  • Puede ser utilizado tanto en invierno como en verano gracias a su sistema de refrigeración.
  • Ahorro en la factura de la luz. Si tu calefacción actual es eléctrica, ahorrarás en tu factura, ya que la aerotermia consume 3 o 4 veces menos energía eléctrica (kWh) que el resto de sistemas de calefacción eléctricos.
  • Es un sistema más seguro que las calderas tradicionales
  • Energía renovable y sostenible.
  • Una bomba de calor media genera emisiones de 71 gr CO2/kWh, mientras que la media de una caldera de gas natural es de 215 grCO2/kW y una caldera eléctrica más de 250 gr CO2/kWh

¿Aerotermia o gas natural?

La aerotermia es la tecnología más eficiente para calefacción, con la que se elimina la factura del gas y con la que se consigue ahorrar en la factura de la luz. Aún así, hay varios aspectos a tener en cuenta:

  • Consumo: aunque el precio del gas es más barato que el de la luz, la aerotermia supone un ahorro importante en en las facturas si lo comparamos con el gas natural, reduciendo el coste de las facturas desde un 25% hasta un 50% dependiendo del tamaño de la vivienda. Este es el aspecto que más tienen en cuenta aquellos usuarios que dudan si instalar una bomba de calor o gas natural.
  • Coste instalación: lo más común en los hogares españoles es que ya tengan realizada la instalación para el gas natural y realizar el cambio puede resultar bastante costoso. Si se dispone de una instalación de gas natural con suelo radiante o baja temperatura el coste del cambio baja bastant
  • El tamaño vivienda es también un factor fundamental si un usuario se plantea instalar gas natural o instalar aerotermia, ya que de este depende el equipo a instalar y el ahorro anual.

La bomba de calor tiene un precio elevado, por lo que solo es rentable instalar aerotermia en viviendas donde el consumo sea alto. Además, el coste del m2 del suelo radiante es menor cuanto más superficie se cubre, lo que favorece su instalación en inmuebles grandes.

Esto hace que la aerotermia solo sea factible en viviendas de más de 90 m2. En inmuebles de menor tamaño es más aconsejable instalar un sistema de calefacción a gas.

 Medio ambiente: el gas natural es el combustible fósil que menos contamina. Aún así no puede competir con un sistema de energía renovable como es la aerotermia, cuyo único consumo es el eléctrico obteniendo un 400% de eficiencia (1 kW de entrada de electricidad lo convierte en 4 kW de energía calorífica).

¡Contáctanos para asesorarte y realizar un presupuesto a medida de tus necesidades!

Sistemas de Climatización - Benmitsu

Cómo elegir el mejor sistema de climatización para el hogar

La correcta climatización de la vivienda es sinónimo de confort y de bienestar. Por eso, planificar qué sistema de calefacción o aire acondicionado vamos a instalar es fundamental cuando hacemos una obra, una reforma o nos planteamos sustituir nuestros antiguos equipos.

Tipos de sistemas de climatización para el hogar

En el mercado hay muchos sistemas de climatización para el hogar. Su idoneidad y rendimiento depende de diversos factores de índole técnica (características de la vivienda como su orientación, extensión, número de plantas o habitaciones, aislamiento y ubicación geográfica) o funcional (cuántas personas viven en la casa, si es una vivienda habitual o una segunda residencia, etc.).

Según el tipo de energía que utilizan, los sistemas de climatización para la vivienda pueden ser naturales (por ejemplo, los sistemas de energía solar) o convencionales (calderas).

Por otra parte, hay sistemas de climatización unitarios (que sirven para calentar o enfriar una sola estancia, como por ejemplo los Split de aire acondicionado) o centralizados (para toda la vivienda, como los sistemas de aire acondicionado por conductos o las calderas).

Los principales sistemas de climatización para el hogar son:

  • Aire acondicionado.
  • Calderas.
  • Bombas de calor aire-agua.
  • Sistemas solares térmicos.

Si tu objetivo es refrigerar tu hogar en verano y ayudar a calentarlo en invierno, es decir, si quieres un sistema de climatización que puedas utilizar durante todo el año, las mejores alternativas son el aire acondicionado Inverter (con opciones frío/calor) y las bombas de calor aire-agua.

Estas últimas, conocidas también como aerotermia, tienen un consumo energético reducido y son respetuosas con el medioambiente, por lo que se consideran sistemas de climatización altamente eficientes.

Cómo planificar la climatización del hogar: algunos consejos prácticos

Los sistemas de climatización para el hogar permiten mantener la temperatura, la humedad y la calidad del aire. Sin embargo, cuando compramos una casa o cuando hacemos una reforma, es posible que no tengamos claras nuestras opciones para climatizarla. Por eso, nuestro primer consejo es que consultes con un profesional para conocer todas tus alternativas y estudiar cuál se ajusta mejor a tus necesidades.

Antes de elegir un sistema de climatización te recomendamos que te preguntes:

  • ¿Qué servicios necesitas? Frío, frío/calor, frío/calor/a.c.s
  • ¿En qué zona vives? Temperatura media, humedad, etc.
  • ¿Qué funcionalidades mejorarán tu confort? Que el sistema pueda programarse, que puedas poner diferentes temperaturas según cada habitación, que tenga una determinada estética, etc.
  • ¿Cuál es la inversión que puedes hacer, o cuánta energía consumirá?.

Otros consejos para elegir el mejor sistema de climatización para tu hogar son:

Apuesta por soluciones integrales

Sistemas como la aerotermia nos aportan calefacción, refrigeración y agua caliente con un mismo equipo. Aunque la inversión inicial es más elevada, el ahorro en gastos de instalación y en consumo es elevado.

Elige equipos eficientes y de bajo consumo

Se calcula que cada hogar español invierte algo más de 900?€ al año en climatización para el hogar. Si vas a cambiar o sustituir el sistema de climatización de tu casa, te recomendamos que apuestes por equipos eficientes que te ofrezcan un elevado rendimiento y un bajo consumo energético.

Es importante que los equipos tengan clasificación energética elevada (A, B o C), y que des preferencia a aquellos que te permitan controlar la temperatura en cada estancia de la casa.

Incorpora dispositivos programación, regulación y control

Para lograr un mayor rendimiento y proporcionar una mayor comodidad, muchos sistemas de climatización incorporan un software de gestión. Así, podrás interactuar con la instalación desde un dispositivo móvil (podrás encenderlo, apagarlo, programarlo o cambiar la temperatura de manera remota y a través de Internet), y crear patrones para optimizar el rendimiento de tu equipo.

Mejora el aislamiento y la ventilación de la vivienda

El aislamiento y la ventilación son fundamentales para mantener una correcta climatización en el hogar. De hecho, los edificios sostenibles y con consumo de energía casi nulo centran parte de su inversión en obtener viviendas aisladas y herméticas. En estos casos, los sistemas de climatización adquieren una doble funcionalidad pues, además de controlar la temperatura, permiten mantener un ambiente saludable y un aire limpio.

Elige equipos silenciosos y con potencia suficiente

Algunos sistemas de climatización para la vivienda generan mucho ruido y pueden resultar molestos e incluso dificultar el descanso. Nuestra recomendación es apostar siempre por equipos silenciosos.

También es importante dimensionar bien el espacio antes de instalar un equipo de climatización. De esta forma, podrás elegir un equipo con la potencia suficiente para emitir la cantidad de calor o frío que cada habitación necesita y alcanzar la temperatura que deseas.

A la hora de renovar o diseñar una instalación de climatización, es fundamental contar con el asesoramiento de profesionales que te ayuden a hacer un estudio de la demanda calorífica y frigorífica de tu vivienda en función de sus características.